Síganos en las Redes Sociales

instagramGoogle +1Youtube

About

About

Haití y República Dominicana, tiempos de mejorar la convivencia

a-12El laureado escritor Gabriel García Márquez estableció que “de la historia lo único que me interesa es el futuro”.  Su tesis bien podría aplicarse a la República Dominicana en sus inconsistentes relaciones con la vecina República de Haití, que por las riñas pretéritas no nos dejan avanzar hacia la construcción de  relaciones de hermandad, cordialidad y distensión.

Lo que la Republica Dominicana mantiene con  Haití en el siglo XXI es una “guerra fría”, donde las hostilidades  se manejan en la diplomacia y en los medios de comunicación, buscando quien se dé más “vejigazos”.  Es un altercado permanente.  El año 2013 fue el más candente: de este lado evacuamos una sentencia racista y xenófoba  (la 168-13).  Ellos –el gobierno de Haití- armaron su artillería diplomática y a nivel internacional nos reventaron, presentándonos como un pueblo segregacionista, donde impera un “apartheid del caribe”. 

Fueron incontables las críticas, objeciones y bochornos que en todo el mundo se les infligió al país por esa medida de exacerbación étnica contra la minoría de ascendencia haitiana instalada en la parte este de la isla y los inmigrantes hambrientos que buscando subsistir, han venido a nuestro territorio.  Hubo consenso en que se trató de una decisión racista evacuada por el Tribunal Constitucional,  a pesar de ser la nuestra una república de mulatos (81%), negros (9-10%) y un escaso 8% de blancos.

Una reprobación -dura y humillante-, y la hizo el coreano Ban Ki Moon, Secretario General –en el momento- de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en la visita que hizo a suelo dominicano, quien con escasa  sutileza nos volvió a recriminar por la sentencia  xenófoba en cuestión, y lo hizo nada más y nada menos, que en el augusto escenario de la Asamblea Nacional, frente a frente a los legisladores dominicanos, a quienes les espetó “…trabajar para  resolver la situación de las personas que corren el riesgo de perder la nacionalidad, a raíz de una sentencia judicial dictada en septiembre de 2013 que establece los parámetros para adquirir la nacionalidad dominicana y que afecta, en su mayoría, a los de origen haitiano”.

Fue tal la zurra diplomática que nos propinó Haití a nivel internacional,  que el Presidente tuvo que  buscar un bajadero legal para devolverle la nacionalidad a los dominicanos de ascendencia haitiana que  habíamos desnacionalizado con la sentencia del Tribunal Constitucional y apresurados, se evacuó una nueva ley para corregir la condición de apatridia en que colocamos a decenas de miles de ellos, y  la regularización de los migrantes del país vecino que están en condición de ilegales (Ley 169-14).

En la relación bilateral Haití-República Dominicana predominan las  aprensiones y desconfianza.  Es la adversidad de   un matrimonio conflictivo, que prefiere las hostilidades antes que el diálogo comprensivo, proactivo y tolerante.

Hay que concluir que lo que existe es una relación  anclada  en el pasado, donde lo único que se reivindican a ambos lados son las hostilidades  remotas entre ambas naciones caribeñas, culturalmente distintas, pero hermanadas por la geografía.

Y lo peor de todo, el nacionalismo a ultranza a ambos lados de la isla, está sacando provecho y ensanchando estas malquerencias y rivalidades fútiles.

Hagamos como  el Premio Nobel Gabriel García Márquez: usemos la historia  solo para el futuro y pasemos a construir una relación entre Haití y la República Dominicana  basada en  el entendimiento, el respeto y reconocimiento recíproco, y veremos que así resultará mejor para ambas naciones.

Ubiquémonos en el siglo XXI.  La tirria de los siglos XIX y XX es historia pasada.

El autor es Profesor UASD.

 Por Rubén Moreta

email

Comparta en las redes sociales

Google +1Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*